Entrega en 24/48h (Península)

Lesiones deportivas tratadas en fisioterapia

En esta nueva entrada de nuestro blog, vamos a hablar sobre lesiones deportivas tratadas en fisioterapia. Este tipo de lesiones son alteraciones que se puedan dar durante la práctica de un deporte o ejercicio físico. Son el resultado de malas prácticas en el entrenamiento o del uso inadecuado del equipo de entrenamiento.

Las lesiones deportivas más comunes son esguinces o torceduras de ligamentos, desgarros de músculos o tendones, hinchazón muscula, fracturas o dislocaciones.

Practicar deporte, como afición o de manera profesional, puede tener asociado un riesgo de lesiones. Llevar una vida activa y practicar deporte de manera regular es muy recomendable, pero siempre tomando precauciones. El tipo de deporte que se practica, la frecuencia y la intensidad son factores clave. Un buen calentamiento y realizar el ejercicio con una buena técnica para evitar sobrecargas se antoja imprescindible.

El tratamiento preventivo en la fisioterapia deportiva
Lesiones deportivas tratadas en fisioterapia

Lesiones deportivas más habituales en profesionales

A continuación vamos a destacar algunas de las más frecuentes, viendo cómo se pueden tratar desde la fisioterapia para aliviar el dolor y recuperar la movilidad.

Articulares

Este tipo de lesión afecta a la estabilidad y al correcto funcionamiento de la articulación, como ligamentos, meniscos, y superficies articulares. Las lesiones más conocidas son los esguinces de tobillo y de rodilla. También, las roturas de ligamentos y/o meniscos de la rodilla. Al lesionarse, estas estructuras sufren un periodo inicial de inflamación, que depende de la gravedad de la lesión. Además, la estabilidad de la articulación se pierde.

Para tratar y rehabilitar este tipo de lesiones deportivas, la base fundamental será la recuperación de la estabilidad de la articulación con ejercicios de propiocepción. Es decir, regulando la dirección y rango de movimiento. En lesiones de larga duración, adicionalmente se trabajará la recuperación de la fuerza muscular.

Lesiones deportivas musculares

Son afecciones de la estructura del músculo. En este tipo de lesiones destacan contracturas, distensiones o roturas fibrilares. Si hay daño en la estructura del músculo, como sucede en las distensiones y roturas fibrilares, la recuperación precisa reposo. Durante este periodo se sufrirá una pérdida de fuerza.

Por ello, el tratamiento en fisioterapia se centrará en la recuperación de la fuerza muscular. En caso de rotura, el fisioterapeuta trabajará para evitar la formación de adherencias que puedan influir en la elasticidad del músculo y favorecer recaídas de la lesión.

Tendinopatías o tendinitis

Son frecuentes en la práctica deportiva. Se producen cuando se aumenta la carga de ejercicio a un nivel que el tendón no es capaz de soportar. La estructura del tendón puede modificarse si la sobrecarga no se modifica y llevar a lesiones de larga duración.

Además, como consecuencia del dolor y la lesión, también es común que se produzca una pérdida de fuerza. La fisioterapia recomienda una serie de ejercicios con el fin de recuperar la fuerza muscular. Éstos deben controlar progresivamente las cargas con las que se trabaja.

Fracturas

Se dan por dos causas: por traumatismo o fractura de estrés. Se producen por un sobre uso o sobrecarga. Todas las fracturas necesitan un periodo de inmovilización para que el hueso suelde. La fisioterapia es fundamental en este tipo de lesiones para recuperar la funcionalidad de la zona lesionada. Por ello, el fisioterapeuta trabajará en recuperar la movilidad y la estabilidad de las articulaciones inmovilizadas y la fuerza muscular por la atrofia asociada.

Photo credit: Pinterest

Menú principal

Síguenos